Monday, September 10, 2007

Divagaciones

Fronteras de aire, fronteras de mar,

de tierra y de viento

Trataron de imponer sus lazos sobre mí

A mi lado la derecha con sus cadenas de familia y la fe

Y de mi mano la izquierda con su anhelo libertario

Mi cuerpo fue rayado por fronteras

En el Este mi “blusita” de seda rosa

Y en el Oeste mi pañuelo rojo y negro

Resistencia, conciencia y paciencia

Aprendí al pie de las fogatas

Las guitarras y los cantos

olvidadas quedaron las marchas prusianas

Del abuelo y el almidón y las medias en verano

Se guardaron por al menos un buen tiempo

Quizás para siempre

Emprendí el vuelo como lo hicieron

mi padre y sus amigos en su breve sueño

tan cruelmente interrumpido por la codicia

por la malicia y el desgaste de la prudencia

pero me persiguen las fronteras de lengua

las barreras de filosofías y sus academias

y la facultad de mi canto queda en cuestión

sin pedigrí ni diploma que autorice

mi existencia y mi derecho a patalear

en mi eterno berrinche contra la injusticia

contra la pericia y la avaricia

en mi porfía desnudo el alma

para luchar desde mi pobre humanidad

de carne y hueso, de risa y lagrima

canto que sí podemos hacer mas,

porque la mujer es mucho más

porque el hombre es mucho más

que un saco de carne y hueso

al mando de algún mequetrefe

tildo chilena mi porfía, mi ahínco y nostalgia

el deseo de orden incumplido será gringo quizás

pero más que nada soy mujer habitante de la tierra

y por ende perpetua dueña de mi aire y de mi fuego

sin fronteras ni barreras, sin candados ni paredes

en mi vuelo peregrino por la vida

—Marci Valdivieso

2 comments:

PESCADOR said...

hermoso poema lleno de sentimiento, se paso al abrir su corazon...

Anonymous said...

Marcia:
Hermosos versos los tuyos, me emocione profundamente.
Besitos,
Maria Loreto Matera